www.foroexiliados.net
 
ÍndiceÍndice  RegistrarseRegistrarse  Conectarse  

Comparte | 
 

 Fragmentos

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
AutorMensaje
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Mayo 18, 2011 3:04 pm

Citación :
Helicón: (de un extremo a otro del escenario) Buenos días, Cayo.

Calígula: (con naturalidad) Buenos días, Helicón.

(Silencio.)

Helicón: Pareces cansado.

Calígula: He caminado mucho.

Helicón: Sí, tu ausencia se ha prolongado mucho.

(Silencio.)

Calígula: Era difícil de encontrar.

Helicón: ¿El qué?

Calígula: Lo que yo quería.

Helicón: ¿Y qué es lo que querías?

Calígula: (sigue con naturalidad) La luna.

Helicón: ¿Qué?

Calígula: Sí, quería la luna.

Helicón: ¡Ah! (Silencio. Helicón se acerca.) ¿Para qué?

Calígula: Bueno… Es una de las cosas que no tengo.

Helicón: Claro. ¿Y ya está todo resuelto?

Calígula: No, no he podido conseguirla.

Helicón: ¡Qué lástima!

Calígula: Sí, por eso estoy cansado. (Pausa.) ¡Helicón!

Helicón: Sí, Cayo.

Calígula: Piensas que estoy loco.

Helicón: De sobra sabes que nunca pienso. Soy demasiado inteligente para eso.

Calígula: Sí. ¡En fin! Pero no estoy loco y aún más: nunca he sido tan razonable. Simplemente, sentí en mí, de pronto, la necesidad de lo imposible. (Pausa.) Las cosas, tal como son, no me parecen satisfactorias.

Helicón: Es una opinión bastante difundida.

Calígula: Es cierto. Pero antes no lo sabía. Ahora lo sé. (Continúa con naturalidad.) El mundo, tal como está hecho, no es soportable. Por eso necesito la luna o la felicidad, o la inmortalidad, algo descabellado quizá, pero que no sea de este mundo.

Helicón: Es un razonamiento que se tiene de pie. Pero en general no es posible sostenerlo hasta el fin.

Calígula: (levantándose, pero con la misma sencillez) Tú de eso no sabes nada. Si las cosas no se consiguen es porque nunca se las persigue hasta el fin. Pero quizá baste con permanecer lógico hasta el fin. (Mira a Helicón.) También sé lo que estás pensando. ¡Cuántas complicaciones por la muerte de una mujer! Pero no es eso. Creo recordar, es cierto, que hace unos días murió una mujer a quien yo amaba. Pero ¿Qué es el amor? Poca cosa. Esa muerte no significa nada, te lo juro; sólo es la señal de una verdad que me hace necesaria la luna. Es una verdad muy simple y muy clara, un poco tonta, pero difícil de descubrir y pesada de llevar.

Helicón: ¿Y cuál es esa verdad, Cayo?

Calígula: (apartado, en tono neutro) Los hombres mueren y no son felices.

Helicón: (después de una pausa) Vamos Cayo, es una verdad a la que nos acomodamos muy bien. Mira a tu alrededor. Eso no les impide almorzar.

Calígula: (con súbito estallido) Entonces. Todo a mi alrededor es mentira, y yo quiero que vivamos en la verdad. Y justamente Tengo los medios para hacerles vivir en la verdad. Porque sé lo que les falta Helicón. Están privados de conocimiento y les falta un profesor que sepa lo que dice.

Helicón: No te ofendas, Cayo, por lo que voy a decirte. Pero deberías descansar primero.

Calígula: (sentándose y con dulzura) No es posible Helicón, ya nunca será posible.

Helicón: ¿Y por qué no?

Calígula: Si duermo ¿Quién me dará la luna?

Helicón: (después de un silencio) Eso es verdad.

Calígula: (se levanta con visible esfuerzo) Escucha Helicón. Oigo pasos y rumor de voces. Guardad silencio y olvida que acabas de verme.

Helicón: He comprendido

Calígula: (se dirige hacia la salida. Se vuelve.) Y te lo ruego: en adelante ayúdame.

Helicón: No tengo razones para no hacerlo, Cayo. Pero yo sé muchas cosas y hay pocas que me interesen. ¿En qué puedo ayudarte?

Calígula: En lo imposible.

Helicón: Haré lo que pueda.


Calígula, Albert Camus
Volver arriba Ir abajo
Hobbes
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 12277
Edad : 67
Fecha de inscripción : 06/02/2008

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Mayo 18, 2011 5:35 pm

Me gusta vuestra mierda, oe dejo una de las partes que más me han flipado del libro que estoy leyendo ahora:




Hace muchos años, cuando todavía frecuentaba la escuela, tuve mi
primer encuentro con (la raíz de -1) Recuerdo todavía con exactitud todos los
detalles en el aula clara, en forma de campana, de la escuela, y me acuerdo
también de los centenares de cabezas redondas de muchachos, y de Pliapa,
nuestro profesor de matemáticas.


Le habían dado el apodo de Pliapa porque estaba ya bastante
desgastado, y cuando el alumno de turno enchufaba el contacto en su espalda, el
altavoz solía decir siempre Pliapa-pla-plach y a continuación comenzaba la
clase de matemáticas. Cierto día, Pliapa nos contó algo acerca de los números
irracionales y aún recuerdo que golpeé en la mesa, exclamando:


- No quiero la raíz de -1. ¡Quitádmela de encima, sacadme la raíz de
-1!


Esta savia irracional crecía en mi interior como si se tratase de un
cuerpo extraño, ajeno a mi naturaleza, era un producto terrible que me
consumía, me devoraba. No se podía definir esta raíz ni tampoco combatir su
nocividad, porque estaba más allá de lo racional.


Nosotros de Zamiatin Yevgueni
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Lun Feb 13, 2012 11:58 pm

Hay que empezar por algún sitio y yo empiezo por el pelo de una niña. Cualquier otra cosa es mala, pero el orgullo que siente una buena madre por la belleza de su hija es bueno. Es una de esas ternuras que son inexorables y que son la piedra de toque de toda época y raza. Si hay otras cosas en su contra, hay que acabar con esas otras cosas. Si los terratenientes, las leyes y las ciencias están en su contra, habrá que acabar con los terratenientes, las leyes y las ciencias. Con el pelo rojo de una golfilla del arroyo prenderé fuego a toda la civilización moderna. Porque una niña debe tener el pelo largo, debe tener el pelo limpio. Porque debe tener el pelo limpio, no debe tener un hogar sucio; porque no debe tener un hogar sucio, debe tener una madre libre y disponible; porque debe tener una madre libre, no debe tener un terrateniente usurero; porque no debe haber un terrateniente usurero, debe haber una redistribución de la propiedad; porque debe haber una distribución de la propiedad, debe haber una revolución. La pequeña golfilla del pelo rojo, a la que acabo de ver pasar junto a mi casa, no debe ser afeitada, ni lisiada, ni alterada; su pelo no debe ser cortado como el de un convicto; todos los reinos de la tierra deben ser mutilados y destrozados para servirle a ella. Ella es la imagen humana y sagrada; a su alrededor la trama social debe oscilar, romperse y caer; los pilares de la sociedad vacilarán y los tejados más antiguos caerán, pero no habrá de dañarse un pelo de su cabeza.


G.K. Chesterton, Lo que está mal en el mundo
Volver arriba Ir abajo
Steve
Moderador
Moderador


Cantidad de envíos : 25724
Fecha de inscripción : 06/04/2011

MensajeTema: Re: Fragmentos    Mar Feb 14, 2012 12:05 am

Abrió el sobre y extrajo dos hojas mecanografiadas. Leyó sólo la primera línea:

Feliz 53.° cumpleaños, doctor. Bienvenido al primer día de su muerte.
Pertenezco a algún momento de su pasado.Usted arruinó mi vida. Quizá no sepa cómo, por qué o cuándo, pero lo hizo. Llenó todos mis instantes de desastre y tristeza. Arruinó mi vida. Y ahora estoy decidido a arruinar la suya.
Al principio pensé que debería matarlo para ajustarle las cuentas, sencillamente. Pero me di cuenta de que eso era demasiado sencillo. Es un objetivo patéticamente fácil, doctor. De día, no cierra las puertas con llave. Da siempre el mismo paseo por la misma ruta de lunes a viernes. Los fines de semana sigue siendo de lo más predecible, hasta la salida del domingo por la mañana para comprar el Times y tomar un bollo y un café con dos terrones de azúcar y sin leche en el moderno bar situado dos calles más abajo de su casa.Demasiado fácil. Acecharlo y matarlo no habría supuesto ningún desafío. Y, dada la facilidad de ese asesinato, no estaba seguro de que me proporcionara la satisfacción necesaria. He decidido que prefiero que se suicide.
Suicídese, doctor.
Tírese desde un puente. Vuélese la tapa de los sesos con una pistola. Arrójese bajo un autobús.Láncese a las vías del metro. Abra el gas de la estufa. Encuentre una buena viga y ahórquese. Puede elegir el método que quiera.Pero es su mejor oportunidad.Su suicidio será mucho más adecuado, dadas las circunstancias de nuestra relación. Y, sin duda, una manera más satisfactoria de que pague lo que me debe.Verá, vamos a jugar a lo siguiente: tiene exactamente quince días, a partir de mañana a las seis de la mañana, para descubrir quién soy. Si lo consigue, tendrá que poner uno de esos pequeños anuncios a una columna que salen en la parte inferior de la portada del New York Times y publicar en él mi nombre. Eso es todo: publique mi nombre.Si no lo hace... Bueno, ahora viene lo divertido. Observará que en la segunda hoja de esta carta aparecen los nombres de cincuenta y dos parientes suyos. Su edad comprende desde un bebé de seis meses, hijo de su sobrino, hasta su primo, el inversor de Wall Street y extraordinario capitalista, que es tan soso y aburrido como usted. Si no logra poner el anuncio según lo descrito, tiene una opción: suicidarse de inmediato o me encargaré de destruir a una de estas personas inocentes.Destruir.Una palabra muy interesante. Podría significar la bancarrota financiera. Podría significar la ruina social. Podría significar la violación psicológica.También podría significar el asesinato. Es algo que deberá preguntarse. Podría ser alguien joven o alguien viejo. Hombre o mujer. Rico o pobre. Lo único que le prometo es que será la clase de hecho que ellos

sus seres queridos

no superarán nunca, por muchos años que hagan psicoanálisis.Y usted vivirá hasta el último segundo del último minuto que le quede en este mundo sabiendo que fue el único responsable.Salvo, por supuesto, que adopte la postura más honorable y se suicide para salvar así de su destino al objetivo que he elegido.Tiene que decidir entre mi nombre o su necrológica. En el mismo periódico, por supuesto.Como prueba de mi alcance y del extremo de mi planificación, me he puesto en contacto hoy con uno de los nombres de la lista con un mensaje muy modesto. Le insto a pasar el resto de esta tarde averiguando quién ha sido el destinatario y cómo. Así por la mañana podrá empezar, sin demora, la tarea que le espera.Lo cierto es que no espero que sea capaz de adivinar mi identidad, por supuesto.Así pues, para demostrarle mi deportividad, he decidido que a lo largo de los próximos quince días voy a proporcionarle una pista O dos de vez en cuando. Sólo para que las cosas sean más interesantes,aunque alguien intuitivo e inteligente como usted debería suponer que esta carta está llena de pistas. Aun así, ahí va un anticipo, y gratis.
La vida era alegre en el pasado:un retoño y sus padres a su lado. El padre soltó amarras, se largó, y entonces todo eso se acabó.
La poesía no es mi fuerte. El odio sí.Puede hacer tres preguntas que se contesten con sí o no. Use el mismo método, los anuncios de la portada del New York Times.Contestaré a mi propia manera en veinticuatro horas. Buena suerte. Tal vez desee también dedicar tiempo a los preparativos de su funeral. La incineración es probablemente mejor que un entierro tradicional.Sé cuánto le desagradan las iglesias. No creo que sea buena idea llamar a la policía. Lo más seguro es que se burlen de usted, y sospecho que su altanería no lo encajará demasiado bien. Además, podría enfurecerme más; no se imagina usted lo inestable que soy en realidad. Podría reaccionar de modo imprevisible, de muchas formas malvadas. Pero puede estar seguro de algo: mi cólera no conoce límites.


John Katzenbach: El psicoanalista
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Mar Feb 14, 2012 12:07 am

Menudo mojón, co Laughing
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Sep 05, 2012 1:32 pm

- Mi pobre amigo -Fabulae Centum posó una mano en la espalda de Bonus Eventus-, ¿tan conmocionante es la pasión que te domina?
- Y más -informó Spe Tantum Relicta-. Se le nota, con tal de que dispongas de un mínimo de sagacidad femenina.
- Arrastro una vida de tormento -confesó Bonus Eventus, golpeándose el bajo vientre-. El sexo me atormenta infernalmente. Disimulo para no asustaros, pero me estoy transformando en una fiera. Parece que es normal en edad de crecimiento. Aunque experimento tanta lubricidad que me va a durar muchos años después de que haya acabado de crecer.
- Yo te aconsejo duchas frías y mente sana -aconsejó Fabulae Centum-.
- Yo, por el contrario -disintió Spe Tantum Relicta-, te recomiendo que, ahora que estás a las puertas de la adolescencia, te comprometas con el mayor número posible de cuerpos, para asegurarte una madurez tranquila. Asusta imaginar que podamos llegar a la edad madura con los apetitos tan insaciados como los de nuestros ancestros.
- No sólo aprecio tus previsores consejos, Spe Tantum Relicta, sino que me consumo atesorando experiencias. Si no fuese por los hierros de tu ortodoncia, por ejemplo, habría caído ya en tus ávidos brazos.
- Mi ortodólogo opina que en cuestión de meses me veré libre de hierros.
- Ojalá me viese yo libre de esta obsesión, que agota al más hombre... El mundo, amigos míos, se me aparece simbólicamente como una vagina y hasta en una vagina veo un símbolo vaginal.
- Yo que tú le pediría a tus padres que te llevasen al sexólogo.
- No seas bobo, Fabulae Centum. Lo que le pasa a éste es que tiene salud de sobra y anemia metafísica. Anda, Bonus, cuenta eso de la Torre que le has contado a Laetitia Rubicunda, según me ha contado Omnia Quibus.
- Pero si carece de ejemplaridad...
- Pues por lo mismo -le instó Fabulae Centum, que empezaba a sentirse seducido por aquel ambiente de intimidad espesa a la luz de los cirios.
- Sobre todo, que no se entere La Foudre. Decidiría, y con razón, que las tareas conspirativas no son compatibles con una ideología de garañón. Para La Foudre, que entre el poder y unas rodillas siempre desdeñaría las rodillas, el sexo es como sonarse las narices, una de esas prácticas de antes de dormirse y ya con la lámpara apagada.
- Y ¿lo de la Torre? -recordó sibilinamente Fabulae Centum.
- Pues nada, que la otra tarde nos llevaron mis tíos de visita instructiva a la Torre Eiffel y, a la mitad del Campo de Marte, sufrí un deliquio. Luego, en el segundo piso de la Torre, alegando dificultades para hacer correr la cremallera del pantalón, conseguí que mi tía Francoise me acompañase a los lavabos y allí mismo, en una atmósfera de desinfectante, la sodomicé.
- ¡Tuvo que ser -se extasió Spe Tanctum Relicta- ranciamente maravilloso!
- Así fue. Ella, que devora películas neorrománticas, se hizo algunos reproches, derramó algunas lágrimas. Pero, a pesar de que todo transcurrió como debe ser y en el tiempo preciso, ahora me encuentro extraño con mis primos, los trato como a hijos y, encima, mi prima Francoise me atrae poderosamente. Es demasiado incesto, creedme, para un niño de mi edad. No sé en un isla polinésica, pero en esta erotizante civilización represora la carne es una maldición. Ni siquiera con vosotros tardaré en ser desgraciado. Todavía me esfuerzo en hacer mi trabajo, todavía procuro que el político suprima al hombre, aún intento mirar a Motmot durante los encuentros clandestinos, aún siento cierta repugnancia, nada molesta por otra parte, cuando recuerdo las huesudas nalgas de la tía Francoise, que, al fin y al cabo, es solo parienta por su matrimonio con el tío Pierre Eventus. Pero ¿qué será de mí el día pavorosamente próximo, en que no respete los lazos de la sangre, ni la artificiosa división de los sexos, ni las barreras de las especies, ni los convenientes convencionalismos de la amistad? ¿Queréis decirme vosotros en qué clase de bestia me transformaré?
- En un bestia licenciosa -accedió a responder Fabulae Centum.
- Quien sabe... -respondió, precavida, Spe Tantum Relicta-. Gente con tus mismos principios y que se las prometían tan felices como tú...



Juan García Hortelano, Gramática parda
Volver arriba Ir abajo
Kiebra
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 21506
Edad : 26
Fecha de inscripción : 10/04/2008

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Sep 05, 2012 2:24 pm

Pues menos cultureta que vosotros

Volvía a ser de noche. En la posada Roca de Guía reinaba el silencio, un silencio triple.

El silencio más obvio era una calma hueca y resonante, constituida por las cosas que faltaban. Si hubiera soplado el viento, este habría suspirado entre las ramas, habría hecho chirriar el letrero de la posada en sus ganchos y habría arrastrado el silencio calle abajo como arrastra las hojas caídas en otoño. Si hubiera habido gente en la posada, aunque solo fuera un puñado de clientes, ellos habrían llenado el silencio con su conversación y sus risas, y con el barullo y el tintineo propios de una taberna a altas horas de la noche. Si hubiera habido música... pero no, claro que no había música. De hecho, no había ninguna de esas cosas, y por eso persistía el silencio.

En la posada Roca de Guía, un par de hombres, apiñados en un extremo de la barra, bebían con tranquila determinación, evitando las discusiones serias sobre noticias perturbadoras. Su presencia añadía otro silencio, pequeño y sombrío, al otro silencio, hueco y mayor. Era una especie de aleación, un contrapunto.

El tercer silencio no era fácil reconocerlo. Si pasabas una hora escuchando, quizá empezaras a notarlo en el suelo de madera y en los bastos y astillados barriles que había detrás de la barra. Estaba en el peso de la chimenea de piedra negra, que conservaba el calor de un fuego que ya llevaba mucho rato apagado. Estaba en el lento ir y venir de un trapo de hilo blanco que frotaba el veteado de la barra. Y estaba en las manos del hombre allí de pie, sacándole brillo a una superficie de caoba que ya brillaba bajo la luz de la lámpara.

El hombre tenía el pelo rojo como el fuego. Sus ojos eran oscuros y distantes, y se movía con la sutil certeza de quienes saben muchas cosas.

La posada Roca de Guía era suya, y también era suyo el tercer silencio. Así debía ser, pues ese era el mayor de los tres silencios, y envolvía a los otros dos. Era profundo y ancho como el final del otoño. Era grande y pesado como una gran roca alisada por la erosión de las aguas de un río. Era un sonido paciente e impasible como el de las flores cortadas; el silencio de un hombre que espera la muerte.


Patrick Rothfuss, El nombre del viento
Volver arriba Ir abajo
BiologicStronger
Charlatan


Cantidad de envíos : 1051
Edad : 23
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: Fragmentos    Jue Sep 06, 2012 2:09 am

Por la noche cuando contemplo la perilla de Boris reposando sobre la almohada, me pongo histérico. ¡Oh, Tania! ¿Dónde estarán ahora aquel cálido coño tuyo, aquellas gruesas y pesadas ligas, aquellos muslos suaves y turgentes? Tengo un hueso en la picha de quince centímetros. Voy a alisarte todas las arrugas del coño, Tania, hinchado de semen. Te voy a enviar a casa con tu Sylvester con dolor en el vientre y una matriz vuelta del revés. ¡Tu Sylvester! Sí, él sabe encender un fuego, pero yo sé inflamar un coño. Disparo dardos ardientes a tus entrañas, Tania, te pongo los ovarios incandescentes. ¿Está un poco celoso tu Sylvester ahora? Siente algo, ¿verdad? Siente los rastros de mi enorme picha. He dejado un poco más ancha las orillas. He alisado las arrugas. Después de mí, puedes recibir garañones, toros, carneros, ánades, san bernardos. Puedes embutirte el recto con sapos, murciélagos, lagartos. Puedes cagar arpegios, si te apetece, o templar una cítara a través de tu ombligo. Te estoy jodiendo, Tania, para que permanezcas jodida. Y si tienes miedo a que te jodan en público, te joderé en privado. Te arrancaré algunos pelos del coño y los pegaré a la barbilla de Boris. Te morderé el clítoris y escupiré dos monedas de un franco...

Henry Miller, Trópico de Cancer
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Jue Sep 13, 2012 1:47 pm

Una muchacha estaba ante él, en medio de la corriente, mirando sola y tranquila mar afuera. Parecía que un arte mágico le diera la apariencia de un ave de mar y bella y extraña. Sus piernas desnudas y largas eran esbeltas como las de la grulla y sin mancha, salvo allí donde el rastro esmeralda de un alga de mar se había quedado prendido como un signo sobre la carne. Los muslos más llenos, y de suaves matices de marfil, estaban desnudos casi hasta la cadera, donde las puntillas blancas de los pantalones fingían un juego de plumaje suave y blanco. La falda, de un azul pizarra, la llevaba despreocupadamente recogida hasta la cintura y por detrás colgaba como la cola de una paloma. Su pecho era como el de un ave, liso y delicado, delicado y liso como el de una paloma de plumaje oscuro. Pero el largo cabello rubio era el de una niña; y de niña, y sellado con el prodigio de la belleza mortal, su rostro. (...)

Se apartó súbitamente de ella y echó a andar playa adelante. Tenía las mejillas encendidas; el cuerpo, como una brasa; le temblaban los miembros. Y avanzó adelante, adelante, adelante, playa afuera, cantándole un canto salvaje al mar, voceando para saludar el advenimiento de la vida, cuyo llamamiento acababa de recibir.

La imagen de la muchacha había penetrado en su alma para siempre y ni una palabra había roto el santo silencio de su éxtasis. Los ojos de ella le habían llamado y su alma se había precipitado al llamamiento. ¡Vivir, errar, caer, triunfar, volver a crear la vida con materia de vida! Un ángel salvaje se le había aparecido, el ángel de la juventud mortal, enviado por el tribunal estricto de la vida para abrirle de par en par, en un instante de éxtasis, las puertas de todos los caminos del error y de la gloria. ¡Adelante! ¡Adelante! ¡Adelante!



James Joyce, Retrato del artista adolescente
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Mar Oct 09, 2012 11:40 pm

- ¿Querés un cigarrillo?

Nunca, desde entonces, dejé de fumar. La mayoría de las veces, por supuesto, no pensé en Titina al prender un cigarrillo: quizás un noventa, noventa y seis por ciento de las veces no pensé. Pero eso me deja todavía una bruta cantidad de cigarrillos que se prendieron con su pelo negro al ras, sus ojos negros movedizos, sus piernas cortas elásticas rellenas, el culo, la espalda recta que ponía las tetas en breve tensión permanente, el cuello -el cuello, que se oponía a lo petiso- grácil y largo y tornadizo. Titina siguió en mis cigarrillos, y no es lo mismo que decir que siguió cuando pasé por tal lugar, escuché tal canción, pensé en mis dieciséis: los cigarrillos son un lugar privilegiado para sobrevivir.


...


Titina me miró a los ojos, puso cara de cosa trascendente, , susurró: ¿querés coger conmigo? Coger en serio, digo no eso que hicimos. ¿Qué hicimos? Eso, lo que hicimos, ¿o no eras vos? Yo era, pero no hice demasiado. Ah, ahora te vas a hacer el tonto. Bastante hiciste, nene, mucho, y yo me lo tragué, me dijo, me sonrió, me apretó más la mano. Yo dejé la mano pero le dije que otro día, que sí quería, que por supuesto que quería pero que otro día.

- Pichón, ¿vos cogiste alguna vez?

Me dijo, y me tiró el humo en la cara. Usaba el humo como los indios, para hacer señales. Le dije que claro, que qué carajo se creía.

- Claro, boluda, lo que pasa es que ahora me tengo que ir al cementerio, es el entierro de mi abuelo.

Me dijo ah era tu abuelo, me paré, le di un beso en la mejilla: muy cerca de los labios. No volví a verla en años.




Martín Caparrós, Los Living
Volver arriba Ir abajo
unviajeporelsol
Charlatan


Cantidad de envíos : 1273
Localización : Kafiristán
Fecha de inscripción : 24/05/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Oct 10, 2012 12:43 am

R7UL escribió:
gafapasteo everywhere
Volver arriba Ir abajo
unviajeporelsol
Charlatan


Cantidad de envíos : 1273
Localización : Kafiristán
Fecha de inscripción : 24/05/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Jue Oct 11, 2012 1:48 pm

No analizaba su manera de pensar ni elegía la forma de sus sombreros ni
de sus levitas; las adoptaba porque así pensaba o vestía todo el mundo.
Como vivía en una sociedad en que se consideraba como partrimonio de la
edad madura el darse a alguna actividad intelectual, las opiniones le
eran tan necesarias como los sombreros.


[Lév Tólstoi. Ana Karenina.]
Volver arriba Ir abajo
Javs
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 4214
Edad : 28
Localización : In bars.
Fecha de inscripción : 20/03/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Lun Oct 29, 2012 2:33 pm

El montaje, las imágenes, el loquendo y lo demás (excepto la música, que es de Sigur) es de la propia autora. Dios.



Volver arriba Ir abajo
BiologicStronger
Charlatan


Cantidad de envíos : 1051
Edad : 23
Fecha de inscripción : 03/02/2012

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Dic 05, 2012 6:16 pm

” (…) Hay cosas más raras que la sacrofobia, dijo Elvira Campos, sobre todo si tenemos en cuenta que estamos en México y que aquí la religión siempre ha sido un problema, de hecho, yo diría que todos los mexicanos, en el fondo, padecemos de sacrofobia.

Piensa, por ejemplo, en un miedo clásico, la gefidrofobia. Es algo que padecen muchas personas. ¿Qué es la gefidrofobia?, dijo Juan de Dios Martínez. Es el miedo a cruzar puentes. Es cierto, yo conocí a un tipo, bueno, en realidad era un niño, que siempre que cruzaba un puente temía que éste se cayera, así que los cruzaba corriendo, lo cual resultaba mucho más peligroso. Es un clásico, dijo Elvira Campos. Otro clásico: la claustrofobia. Miedo a los espacios cerrados. Y otro más: la agorafobia. Miedo a los espacios abiertos. Ésos los conozco, dijo Juan de Dios Martínez. Otro clásico más: la necrofobia.

Miedo a los muertos, dijo Juan de Dios Martínez, he conocido gente así. Si trabajas como policía resulta un lastre. También está la hematofobia, miedo a la sangre. Muy cierto, dijo Juan de Dios Martínez. Y la pecatofobia, miedo a cometer pecados.

Pero luego hay otros miedos que son más raros. Por ejemplo, la clinofobia. ¿Sabes qué es? Ni idea, dijo Juan de Dios Martínez. Miedo a las camas. ¿Puede alguien tener miedo o aversión a una cama? Pues sí, hay gente que sí. Pero esto se puede atenuar durmiendo en el suelo y no entrando jamás a un dormitorio.

Y luego está la tricofobia, que es el miedo al pelo. Un poco más complicado, ¿verdad? Complicadísimo. Hay casos de tricofobia que acaban en suicidio. Y también está la verbofobia, que es el miedo a las palabras. En ese caso lo mejor es quedarse callado, dijo Juan de Dios Martínez. Es un poco más complicado que eso, porque las palabras están en todas partes, incluso en el silencio, que nunca es un silencio total, ¿verdad? Y luego tenemos la vestiofobia, que es el miedo a la ropa. Parece raro pero está mucho más extendido de lo que parece. Y uno relativamente común: la iatrofobia, que es el miedo a los médicos.

O la ginefobia, que es el miedo a la mujer y que lo padecen, naturalmente, sólo los hombres. Extendidísimo en México, aunque disfrazado con los ropajes más diversos. ¿No es un poco exagerado?

Ni un ápice: casi todos los mexicanos tienen miedo de las mujeres. No sabría qué decirle, dijo Juan de Dios Martínez.

Luego hay dos miedos que en el fondo son muy románticos: la ombrofobia y la talasofobia, que son, respectivamente, el miedo a la lluvia y el miedo al mar. Y otros dos que también tienen algo de románticos: la antofobia, que es el miedo a las flores, y la dendrofobia, que es el miedo a los árboles. Algunos mexicanos padecen ginefobia, dijo Juan de Dios Martínez, pero no todos, no sea usted alarmista. ¿Qué cree usted que es la optofobia?, dijo la directora. Opto, opto, algo relacionado con los ojos, híjole, ¿miedo a los ojos? Aún peor: miedo a abrir los ojos. En sentido figurado, eso contesta lo que me acaba de decir sobre la ginefobia. En sentido literal, produce trastornos violentos, pérdidas de conocimiento, alucinaciones visuales y auditivas y un comportamiento, por lo general, agresivo. Conozco, no personalmente, claro, dos casos en los que el paciente llegó hasta la automutilación. ¿Se sacó los ojos? Con los dedos, con las uñas, dijo la directora. Sopas, dijo Juan de Dios Martínez. Luego tenemos, por supuesto, la pedifobia, que es el miedo a los niños, y la balistofobia, que es el miedo a las balas.

Esa fobia es la mía, dijo Juan de Dios Martínez. Sí, supongo que es de sentido común, dijo la directora. Y otra fobia, ésta en aumento, es la tropofobia, que es el miedo a cambiar de situación o lugar. Que se puede agravar si la tropofobia deviene agirofobia, que es el miedo a las calles o a cruzar una calle. Sin olvidarnos de la cromofobia, que es el miedo a ciertos colores, o la nictofobia, que es el miedo a la noche, o la ergofobia, que es el miedo al trabajo. Un miedo muy extendido es la decidofobia, que es el miedo a tomar decisiones. Y un miedo que empieza recién a extenderse es la antropofobia, que es el miedo a la gente. Algunos indios padecen de forma muy acentuada la astrofobia, que es el miedo a los fenómenos meteorológicos, como truenos, rayos, relámpagos. Pero las peores fobias, a mi entender, son la pantofobia, que es tenerle miedo a todo, y la fobofobia, que es el miedo a los propios miedos. ¿Si usted tuviera que sufrir una de las dos, cuál elegiría? La fobofobia, dijo Juan de Dios Martínez. Tiene sus inconvenientes, piénselo bien, dijo la directora. Entre tenerle miedo a todo y tenerle miedo a mi propio miedo, elijo este último, no se olvide que soy policía y que si le tuviera miedo a todo no podría trabajar.

Pero si les tiene miedo a sus miedos su vida se puede convertir en una observación constante del miedo, y si éstos se activan, lo que se produce es un sistema que se alimenta a sí mismo, un rizo del que le resultaría difícil escapar, dijo la directora. (…)”

Roberto Bolaño, 2666
Volver arriba Ir abajo
Marichispa
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 7505
Edad : 25
Fecha de inscripción : 14/04/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Jue Dic 06, 2012 10:05 am

Me han dao ganas del de Bolaño, jummmmmm necesito libros yaaaaa
Volver arriba Ir abajo
http://www.mariabarba.com
Conde-Duque
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 21127
Fecha de inscripción : 05/07/2012

MensajeTema: Re: Fragmentos    Mar Dic 11, 2012 12:33 pm

Odón Elorza, Odón Elorza
tu nombre me llena la boca
Odón Elorza.

Me llenas la boca más que Chaflán
quizá por ser de San Sebastián
pero ni el mejor Chucrut
me sacia tanto como tú.

Ni Báden, ni Emporio, ni Bólido
no tienes comparación
Por eso no te hago una oda
Sino que te hago un Odón.


"Oda a Odón" by Jau

Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
HFKX
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 12533
Fecha de inscripción : 27/03/2008

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Feb 06, 2013 9:59 pm

Recuperando este hilo tras el incomprensible hundimiento que siguió a la obra condeducal...

Os copio un fragmento de Pequeño infierno turinés, de Guido Ceronetti, publicado en Días contados, aunque normalmente publica en Acantilado. Yo recomiendo encarecidamente El silencio del cuerpo, donde hay aforismos como el siguiente: «Los productos farmacéuticos para perros y gatos tendrían que experimentarse antes en el hombre, metido en perreras hechas a tal efecto» o «Quien tolera los ruidos es ya un cadáver». En fin, el fragmento que voy a copiar describe algo que podríamos llamar comprensión (incluso fruición) de la ruina.

Citación :
Me encantan esos pabellones deshechos, esa fortísima podredumbre industrial, porque también en esas antiguas concentraciones de la Fuerza en derelicción se encuentra un Logos cuya triste cantinela puede escucharse, y si me dejaran dar vueltas por ahí durante una noche entera, sabría aprovechar esa ocasión para destilar en ella su voz tosca, arrancar a la oscuridad las señales que emiten los prepucios muertos de los viejos cañones, los cientos de forjas abandonadas por el fuego y el hierro. Hay un pensamiento, en Los miserables: «Y los crepúsculos tan solo gustan a las almas-murciélago», que podría adaptar así para mí: «El misterioso Logos de las ruinas y de los harapos tan solo es comprendido por las almas-murciélago». Es el crepúsculo, empezaría a revolotear...
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Dom Jul 28, 2013 5:01 pm

El poema que se encontró junto al testamento de Fonollosa, el día de su muerte:


No a la transmigración en otra especie.
No a la post vida, ni en cielo ni en infierno.
No a que me absorba cualquier divinidad.

No a un más allá, ni aun siendo el paraíso
reservado a islamitas, con beldades
que un libro garantiza siempre vírgenes.

Porque esos son los juegos para ingenuos
en que mi agnosticismo nunca apuesta.
Mi envite es al no ser. A lo seguro.

Rechaza otro existir, tras consumida
mi ración de este guiso indigerible.
Otra vez, no. Una vez ya es demasiado.
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Jue Sep 12, 2013 1:52 am

- ¿Ha visto usted los periódicos? Los conformistas nos la están preparando buena, ¿no?
- ¿Eh...? Sí..., sí, señor -murmuró Claude.
- Esos cerdos... Ha llegado el momento de espabilarse... Como usted sabe, están todos armados.
- Oh... -dijo Claude.
- Claramente se vio durante el Liberacionamiento. Llevaban armas para llenar camiones. Y, naturalmente, las personas decentes, como usted o como yo, no tenemos armas.
- Muy cierto.
- Usted, ¿no tiene?
- No, señor Saknussem.
- ¿Podría usted agenciarme un revólver? -preguntó Saknussem a quemarropa.
- Es que... -dijo Claude-. Quizás el cuñado de la señora que me alquila la habitación... No sé...
- Perfecto -dijo su jefe-. Cuento con usted, ¿eh? Que tampoco resulte demasiado caro; y con cartuchos, eh. Esos cerdos conformistas... No queda más remedio que ser precavido, ¿eh?
- Indudablemente -dijo Claude.
- Gracias, Léon. Cuento con usted. ¿Cuándo podría traérmelo?
- Tengo que preguntar.
- Por supuesto. Tómese el tiempo que necesite. Si quiere salir un poco antes...
- Oh, no. No merece la pena.
- Perfectamente. Y, por otra parte, cuidado con los borrones, ¿eh? Preocúpese de su trabajo. Qué diablos, no se le paga para no hacer nada.
- Tendré cuidado señor Saknussem -prometió Claude.
- Y llegue a su hora -concluyó el jefe-. Ayer llegó usted con seis minutos de retraso.
- Sin embargo, hoy estaba aquí nueve minutos antes... -dijo Claude.
- Sí -dijo Saknussem-, pero habitualmente llega usted con cuarto de hora de adelanto.


El Otoño en Pekín, Boris Vian
Volver arriba Ir abajo
Random Kid#174
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 6078
Edad : 24
Fecha de inscripción : 10/11/2009

MensajeTema: Re: Fragmentos    Jue Sep 19, 2013 1:53 am

Surprise-Party

Le pick-up graillonnait un blouze mélancolique
L'air était alourdi de poussière et d'odeurs
Quelques zazous dansaient tenant contre leurs coeurs
Des filles courtes au derrière spasmodique


Dans un placard, un couple amateur d'obstétrique
Se livrait à des jeux pleins d'art et de candeur
Un autre dans un coin tentait avec ardeur
L'accouplement des amygdales, en musique.


Des mains se recontraient sous des jupes trop courtes
Ivres, deux tourtereaux (si je disais: deus tourtes?)
Cherchaient partout un lit; les lits étaient tous pleins...


Laissez se baisouiller cette jeunesse heureuse
Pourquoi les extirper de cet impur purin
Si leur espoir se borne à frotter des muqueuses?


-


Guateque: La gramola escupía un blues melancólico / El aire estaba lleno de polvo y de olores / Algunos tíos raros bailaban apretando contra sus corazones / A muchachas bajitas de trasero espasmódico. // En una alacena, una pareja aficionada a lo obstetricio / Se entregaba a juegos llenos de arte y candor / Otra, en un rincón, intentaba con ardor / Acoplar musicalmente sus amígdalas. // Las manos se encontraban bajo faldas demasiado cortas / Ebrios, dos tortolitos (¿y si dijera: dos tortas?) / Buscaban por todas partes una cama; todas las camas estaban ocupadas... // Dejad que esa feliz juventud se besuquee / ¿Por qué estirparlos a ese impuro estercolero / Si su esperanza se limita a restregar mucosas?


Boris Vian, Inéditos 1941-1944
Volver arriba Ir abajo
Conde-Duque
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 21127
Fecha de inscripción : 05/07/2012

MensajeTema: Re: Fragmentos    Mar Sep 24, 2013 6:15 pm

HFKX escribió:
Recuperando este hilo tras el incomprensible hundimiento que siguió a la obra condeducal...

    Menudo flash.


Va, voy a poner uno guay:

"En las etapas iniciales de mi enfermedad no era capaz de dormir, orinar o defecar; uno piensa en la palabra ordalía. Más adelante, cuando mi médico modificó toda esta situación y las cosas volvieron a funcionar, ¡qué placer tan voluptuoso! Con un grito de júbilo caí en la cuenta de lo maravilloso que es tan sólo funcionar, sin mayores pretensiones. Mi cuerpo, que a lo largo de la década anterior, tal vez a lo largo de veinte años, se había convertido en una de esas antiguas novias, de sobras conocidas, que ya no encienden pasiones, renació como un amor capaz de encandilarme. La enfermedad es ante todo un drama que debiera ser posible disfrutar a la vez que se padece. Ahora entiendo por qué los románticos tenían tanto afecto por la enfermedad: el enfermo lo ve todo como si fuera una metáfora. En esta fase me encuentro encandilado con mi cáncer. Es algo que apesta a revelación."

(Broyard, A.) Ebrio de Enfermedad.
Volver arriba Ir abajo
HFKX
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 12533
Fecha de inscripción : 27/03/2008

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Sep 25, 2013 2:55 pm

Conde-Duque escribió:
HFKX escribió:
Recuperando este hilo tras el incomprensible hundimiento que siguió a la obra condeducal...

    Menudo flash.


Va, voy a poner uno guay:

"En las etapas iniciales de mi enfermedad no era capaz de dormir, orinar o defecar; uno piensa en la palabra ordalía. Más adelante, cuando mi médico modificó toda esta situación y las cosas volvieron a funcionar, ¡qué placer tan voluptuoso! Con un grito de júbilo caí en la cuenta de lo maravilloso que es tan sólo funcionar, sin mayores pretensiones. Mi cuerpo, que a lo largo de la década anterior, tal vez a lo largo de veinte años, se había convertido en una de esas antiguas novias, de sobras conocidas, que ya no encienden pasiones, renació como un amor capaz de encandilarme. La enfermedad es ante todo un drama que debiera ser posible disfrutar a la vez que se padece. Ahora entiendo por qué los románticos tenían tanto afecto por la enfermedad: el enfermo lo ve todo como si fuera una metáfora. En esta fase me encuentro encandilado con mi cáncer. Es algo que apesta a revelación."

(Broyard, A.) Ebrio de Enfermedad.
En cuanto a los libros en torno a un personaje enfermo (no enfermo mental, que de esos hay miles, o no enfermos a un nivel literario o artístico, por decirlo de alguna manera), te recomiendo Corazones cicatrizados, de Max Blecher.

http://www.pre-textos.com/escaparate/product_info.php?products_id=1156
Volver arriba Ir abajo
Conde-Duque
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 21127
Fecha de inscripción : 05/07/2012

MensajeTema: Re: Fragmentos    Miér Sep 25, 2013 3:46 pm

Gracias Jose!  
Volver arriba Ir abajo
Liv D. James
Curioso
Curioso


Cantidad de envíos : 39
Fecha de inscripción : 13/09/2013

MensajeTema: Re: Fragmentos    Vie Oct 11, 2013 8:00 pm

Papi tiene más de to que el tuyo, más fuerza que el tuyo, más pelo, más músculo, más dinero y más novias que el tuyo. Papi tiene más carros que el tuyo, más carros que el diablo, tantos carros que tiene que venderlos porque no le caben en su propia marquesina. Papi tiene carros que hablan y te dicen que te pongas el cinturón y que cierres la boca, en inglés, francés y otros idiomas. Papi los maneja, uno diferente cada día, porque son tantos que tiene que repartírselos, uno por la mañana, uno por la tarde y otro por la noche, es decir cada cuatro horas. A veces uno incluso para el almuerzo. Uno para irme a buscar al colegio, uno para ir a mi primera comunión, uno para visitarme los domingos, uno para ir a visitar a su mamá y otro para sus hermanas, un jaguar para el día de los padres, un camaro para el día de los enamorados, un be eme doble u para las inauguraciones, un ferrari para llevarme a comer helados. Un carro que usa cuando va a traerle a mami mi mensualidad, uno para cuando viene a decirle a mami que quiere volver con ella y otro (por lo general un Mercedes baby descapotable) cuando viene a decirnos que vuelve a casarse con otra y que nos invita a la boda y deja los muebles de mami impregnados con su perfume que es muy fuerte, más fuerte y más caro y más bueno que el perfume que usa el tuyo, si es que acaso tu papá ha visto alguna vez uno.

A mami le da dolor de cabeza.




Esto es el principio de Papi, de Rita Indiana Hernandez de lo buenísimo y lo novísimo que viene todo el rato de latinoamérica. La primera vez que lo leí el ritmo me dejó con la boca abierta
Volver arriba Ir abajo
HFKX
Cansino
Cansino


Cantidad de envíos : 12533
Fecha de inscripción : 27/03/2008

MensajeTema: Re: Fragmentos    Dom Oct 13, 2013 5:06 pm

«Tal vez lo mejor del pensamiento sea su facultad para suavizar el lastimoso estado en que deja al que se confía a él; no le sosiega, pero sí le convence y en ningún momento se mostrará tan persuasivo como cuando —a voces y al oído, ante el espejo, el papel y el mármol, en la paz como en la barbarie— le susurra que solo con él encontrará la armonía. ¿Armonía? ¡Ya! Tal vez la alcance cuando saliendo de este lento amanecer reflexivo y comprendiendo qué clase de mañana ha saludado, antes del mediodía busque de nuevo las sombras para protegerse de la lumbre de ese cielo de bronce».

JUAN BENET, Saúl ante Samuel
Volver arriba Ir abajo
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Fragmentos    Hoy a las 7:10 am

Volver arriba Ir abajo
 
Fragmentos
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 2 de 4.Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4  Siguiente
 Temas similares
-
» Fragmentos dramáticos de mi vida.
» Fragmentos de la música clásica para llevarse a la isla desierta
» FRAGMENTOS DE INTERIOR.
» AMOR: textos, fragmentos, reflexiones...
» Fragmentos de juventud

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Exiliados :: Off-topic :: Zona de charla (Actualidad, cine, tecnología...)-
Cambiar a: