La pareja desalojada que defendió el Kichi llevaba dos años sin pagar a la propietaria, una viuda enferma y con graves problemas económicos.